Adicciones

Actúa Zaragoza ha elaborado cuatro completos programas entorno a los problemas de adicciones. Identifica el que más te interesa para conocer más sobre él.

  • Programa de Prevención
    Dirigido a madres, padres, educadores, sanitarios, entrenadores deportivos y cualquier adulto interesado en formarse en el apoyo en la prevención y detección precoz del consumo de sustancias psicoactivas. Conocer permite actuar.

    El Programa de Prevención de Adicciones y Dependencias de Actúa Zaragoza trabaja para madres, padres y educadores en cómo dotar a los niños y niñas casi desde bebés de las herramientas de autoestima y personalidad que les permitan elegir alejarse de cualquier estímulo no deseado para su correcta maduración.

    Poner en marcha el Programa Actúa siempre produce efectos positivos

    Poner en marcha el Programa Actúa siempre produce efectos positivos. Así, habiendo sido concebido para la prevención específica de las adicciones se ha revelado como un facilitador de los factores del desarrollo que construyen personalidades autónomas y responsables, que saben decidir en libertad y no ceder a las presiones externas.

    Nuestros/as hijos e hijas reciben en las escuelas formación específica en prevención de dependencias. Las madres y los padres, como educadores principales y más interesados, somos responsables también de adquirir esa formación que nos permita potenciar en la crianza y desarrollo factores de personalidad que evitan las dependencias. Además aprenderemos a reconocer posibles indicadores de primeras conductas adictivas que nos permitan actuar con rapidez. Los progenitores conocemos la personalidad de nuestros hijos e hijas y podemos individualizar la información recibida y manejarla para el interés del menor o la menor.

  • Adicciones a sustancias legales o sin sustancia
    Dirigido al/a propio/a afectado/a por la enfermedad, a sus familiares, pareja y amigos/as, para iniciar la intervención cuanto antes, aunque no sea con el o la protagonista.

    ¿Sabias que...?

    Cuando una adicción entra en una familia no hace falta que ninguna persona del exterior venga a decírnoslo. Pero también es verdad que afectando a toda la familia el último que está dispuesto a reconocerlo es el que padece la enfermedad.

    La adicción según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es una enfermedad física y psicoemocional que crea una dependencia o necesidad hacia una sustancia, actividad o relación.

    Se caracteriza por un conjunto de signos y síntomas en los que se involucran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Es una enfermedad progresiva y fatal, caracterizada por episodios continuos de descontrol, distorsiones del pensamiento y negación ante la enfermedad.

    En los últimos años hemos visto una evolución muy rápida del concepto de dependencias: las nuevas tecnologías nos han hecho a muchos depender de una herramienta, el teléfono móvil, ordenador..., que hace 20 años no existía. Vemos a personas pegadas a una máquina tragaperras o peor aún, todos hemos visto en los últimos 2 o 3 años proliferar en cada esquina casas de apuestas donde la ludopatía arruina vidas y familias.

    El inicio del tratamiento en Actúa Zaragoza no tiene por qué comenzar con el propio afectado

    Por otro lado las noticias de mujeres asesinadas por sus parejas emocionales después de años de malos tratos, de adolescentes que admiten el control y los celos de sus novietes, nos extrañan a la par que horrorizan mientras entra en juego el concepto de dependencia emocional.

    Las adicciones a compras se perfilan también como compulsiones a gastar sin control en objetos que no se necesitan para nada y que terminan ocultándose a la familia ya que producen un enorme sentimiento de culpa, angustia, ansiedad y muchas veces depresión. La insatisfacción generalizada y profunda suele estar en la base del problema.

    Son las adicciones sin sustancia. Producen en el enfermo la misma dependencia y en mismo síndrome de abstinencia, la misma ansiedad y angustia, y el mismo abandono progresivo de sus responsabilidades vitales (la atención a la familia y amigos, puntualidad en el trabajo, orden, higiene…)

    Mención aparte por los estragos familiares, sociales y sanitarios que produce merece el alcoholismo, pudiendo ser algunas veces personas adaptadas al medio social que en principio mantienen el trabajo y la responsabilidad en esa área pero que pocas lo mantienen en la familia, convirtiendo la convivencia con ellos o ellas en un auténtico infierno. A la larga también el trabajo fallará y la salud, si no comienzan los accidentes de coche o accidentes domésticos que se intentaran camuflar por el o la afectada pero nadie creerá lo que dice. Son situaciones de deterioro paulatino y progresivo de suave a caída en picado.

    Las adicciones a medicamentos, (benzodiacepinas, ansiolíticos, pastillas para dormir...) estan cada vez más extendidas. Son recetadas por los médicos en situaciones de necesidad en las que el/la paciente las reclama ya que está pasando por momentos difíciles y terminan imbrincadas en su vida y usadas para realizar cualquier actividad cotidiana normal. El o la paciente termina teniendo la sensación de depender absolutamente de la toma de media docena de pastillas al día para poder desarrollar una vida normal.

    La respuesta de Actúa Zaragoza

    El tratamiento de todas estas dependencias o adicciones incluye normalmente la terapia individual, la terapia de familia y/o pareja y a veces la terapia con apoyos de amigos, no necesariamente en este orden ya que el inicio del tratamiento en Actúa Zaragoza no tiene por qué comenzar con el propio afectado si este no es capaz aún de hacerse consciente del problema.

    Son incontables las veces en que es un familiar cercano, la mayor parte de ellas la madre, el padre o la pareja, o los tres son los que acuden a consulta porque han detectado el problema y el o la protagonista lo niega. Esto es un buen comienzo. Ayudará siempre. Para que el enfermo se haga consciente de que las personas que le rodean sufren con él o ella es necesario actuar en momentos concretos y estudiados. Cualquier intervención sólo conseguirá poner al afectado peor y más en contra de todos y de sí mismo.

    El análisis de la realidad es el primer paso para empezar a trabajar tanto con el afectado que viene a consulta como con su familia. La historia de consumo, los componentes emocionales, de percepción, valores sociales, motivacionales, el momento en el que se encuentra con respecto a su dependencia, los apoyos con los que cuenta y los que es capaz de asumir, el análisis de sabotajes internos, externos, la interpretación que hace de la dependencia, si esta supone riesgos importantes para su salud...

    Incontables veces es la madre la que hace el primer contacto pidiendo ayuda

    El enfoque bio-psico-social y el trabajo con terapia cognitivo-conductual buscando la comprensión, aceptación y entendimiento del problema tanto por parte de las personas que rodean al paciente como por él mismo para poder pasar a la acción, dotando al paciente de las habilidades y competencias necesarias para la abstinencia ( entrenamiento en habilidades sociales, superación de miedos, fobias y complejos, autoaceptación de uno mismo, autoestima, entrenamiento en asertividad, aprender a valorar pequeñas cosas, gratificación demorada, esfuerzo y disciplina, retomar habilidades de autocuidado perdidas…) y la prevención de recaídas desde el control de estímulos a la prevención de respuesta.

    En Actúa Zaragoza somos muy conscientes de que a pesar de llevar 25 años trabajando con personas dependientes y precisamente por eso no todas las dependencias tienen cabida en nuestro programa y por eso sabemos derivar con honestidad a otros recursos las dependencias que por falta de medios o cualificación. Como ejemplo, no podemos trabajar las anorexias y bulimias.

    El Programa de Acompañamiento Terapéutico es utilizado de forma excepcional y puntual como recurso útil en los casos en el que el paciente lo necesita. Siguiendo las pautas del equipo multidisciplinar de Actúa Zaragoza el acompañante desplaza el contexto terapéutico del paciente a su vida cotidiana a fin de que pueda retomar de la forma más segura posible actividades o entornos que en primera instancia puedan resultan aversivos. El objetivo es ofrecer en la mayoría de los casos un modelo de conducta, contención y un apoyo efectivo en situaciones de especial crisis. El acompañante está preparado en intervención terapéutica efectiva y posee formación técnica para garantizar el éxito del paciente en el recorrido.

  • Adicciones a sustancias ilegales
    Dirigido al/a propio/a afectado/a por la enfermedad, a sus familiares, pareja y amigos/as, para iniciar la intervención cuanto antes, aunque no sea con el o la protagonista.

    Las adicciones a sustancias ilegales son las más claras. Las sustancias deben comprarse en el mercado negro, sin garantía de sanidad ni por supuesto de pureza ni salubridad. El consumidor está expuesto a sobredosis, malos viajes y todo tipo de malas experiencias, pero para el adicto todo vale buscando esa primera experiencia en que todo fue fabuloso y como un sueño.

    Estás adicciones son muy conocidas: el THC conocido como cannabis, porros o marihuna, la cocaína, los opiáceos, las anfetaminas, las LSD. Los consumidores a veces parecen usarlas sólo en momentos de ocio y creen que no interfiere en el correcto funcionamiento de su vida familiar, social y laboral, pero cuando esto permanece en el tiempo nos encontramos con que si el año tiene 365 días, 100 son sábados y domingos y 30 vacaciones de verano, casi un tercio del año desplazan otros intereses por consumir, dejando de lado actividades familiares, sociales o de ocio positivo. Todo esto desdeñando la existencia de síndrome de abstinencia y aumento de tolerancia que todas estas sustancias generan, así como psicosis crónicas y agudas de las que, urgencias de los hospitales, dan números cada vez más alarmantes.

    Casi un tercio del año desplazan otros intereses por consumira

    Muchos familiares y amigos creen que hay que esperar a que el afectado “toque fondo” para que se de cuenta de que necesita tratamiento. Esto no siempre es necesario, y cuando lo es se puede precipitar. El que los familiares reciban pautas, apoyo y referencias que cómo intervenir y sobre todo de cómo no hacerlo acortará el camino. Los profesionales sabemos que esperar es para los familiares una situación en la que cada vez que suena el teléfono piensas lo peor.

    Si un paciente no llega plenamente concienciado de su problema a consulta lo primero será conseguir que la adquiera. La evaluación y el diagnóstico indicarán por dónde empezar. Si ya llega con conciencia de problema o la va adquiriendo se empiezan a aplicar técnicas de control de estímulos. Se valora si son útiles los controles analíticos como forma de apoyo a la fuerza de voluntad. El trabajo de habilidades sociales, de autoestima, el trabajo con el autoconcepto positivo de su persona, aprendizaje de técnicas de relajación, la retoma paulatina de las responsabilidades abandonadas y la asunción de nuevas ilusiones de trabajo, familia, ocio y tiempo libre... todo tipo de técnicas orientadas a la recuperación de la personalidad durante el enganche mientras se generó la tolerancia a la sustancia.

    Para algunas personas el tratamiento en régimen de externado no es suficiente ya que la contención en su entorno se hace imposible, en ese caso la indicación será el ingreso en Comunidad Terapéutica.

  • Programas de continuidad después de Comunidad o Centro Terapéutico
    Dirigido a personas que una vez recibida el alta en el programa en Comunidad o Centro Terapéutica retornan a Zaragoza o alrededores ya que esta es su ciudad de origen y aquí hacen su reinserción definitiva.
    Dirigido también a las Comunidades Terapéuticas que tienen entre sus pacientes personas de Zaragoza y su provincia y desean que su reinserción sea seguida y apoyada por personal proviniente del trabajo en internado en Comunidad Terapéutica de orientación Cognitivo-Conductual donde se valora la adicción como un síntoma del verdadero problema.

    El equipo profesional del Programa Actúa proviene del trabajo en Centro Terapéutico en régimen de internado. Nuestra experiencia de 25 años con pacientes de todo tipo de patologías ingresados en Comunidad Terapéutica nos indica que las personas que retornan a Zaragoza después de un programa intenso fuera de su ciudad de residencia siguen necesitando un profesional cercano que les de apoyo, orientación e incluso contención en determinados momentos.

    Los profesionales de Actúa provinentes del trabajo en Centro Terapéutico son referentes para la reinserción en la ciudad de origen

    Nuestro objetivo es coordinarnos con el Centro Terapéutico de origen que da el alta para hacer un trabajo de continuidad que permita una generalización óptima de las habilidades y la abstinencia adquiridas en internado al entorno natural de vida del paciente y así evitar recaídas (Mantenimiento del Programa de Prevención de Recaídas) en el entorno en el que las ha vivido, además de realizar la reinserción social, laboral, familiar y de ocio de una manera satisfactoria pudiendo asumir los pequeños fracasos probables sin que eso suponga recaídas en el consumo.

    Mención aparte pero no por ello menos importante de reseñar es que una de las alertas a las que presta atención el equipo de Actúa en este tipo de pacientes es la que requieren cuando todo les va “maravillosamente bien”: han encontrado pareja, han retomado estudios y/o encontrado trabajo, se han instalado en su propio piso, y entonces eligen que merecen un "homenaje" o que ya son "normales" y se lo pueden permitir como lo hacen otros que nunca se han enganchado.

    El equipo de profesionales de Actúa quiere convertirse en el equipo de referencia en el retorno a su casa para todos los pacientes que se han visto obligados a salir de Zaragoza para buscar una solución a sus problemas con las sustancias.